Eclipse total de Sol

02-07-2019

Bella Vista, Argentina

Pre-Eclipse

Como siempre, unos años antes comenzamos a preparar la expedición. En esta ocasión la sombra de la Luna pasaría por Chile y Argentina. Después de un estudio exhaustivo de la climatología de ambas regiones nos decantamos por Argentina, ya que gozaba de mejores estadísticas meteorológicas para el día del eclipse, a demás de tener una buena red de carreteras para utilizar en caso de que aparecieran nubes el día del eclipse. Por suerte, no tuvimos que usarlas. Nuestra zona principal de observación se centraba en las inmediaciones de Bella Vista, una pequeña localidad situada a pocos kilómetros de la cordillera de los Andes y de la frontera con Chile.

23 de Junio: En esta ocasión he partido solo hacia Argentina, volando desde Madrid hasta Buenos Aires y después a Mendonza. 17 horas de viaje sin incidentes que aproveché para charlas con algunos pasajeros acerca del eclipse. Y como siempre, explicando a los trabajadores de los controles de los aeropuertos el porqué lavaba tantas cámaras.

24 de Junio: Finalmente llegué a Mendoza sin contra tiempos y del aeropuerto un taxi directo a casa de una amiga que vive allí. Después de 15 años , por fin volvíamos a encontrarnos en persona. El primer día fue para charlar de como iban nuestras vidas y experiencias. Tras conocer a su encantadora familia (peques incluidos) fuimos a conocer un poco la ciudad. Por la noche cena y a la cama.

25 de Junio: Nos levantamos pronto para aprovechar el día. Los primero del día fue recoger el coche de alquiler, indispensable para la expedición. El resto del día lo pasaríamos visitando lugares de interés. Nuestra intención era visitar el puente del Inca y las Termas de Cacheuta. Por desgracia, debido a la fuerte nevada que hubo días atrás, la carretera de acceso estaba cortada a pocos kilómetros de llegar, Así que nos tuvimos que dar la vuelta. Al menos no perdimos el día, porque en el camino de regreso paramos en el embalse de Potrerillos. Un embalse precioso por el que dimos un paseo por una de sus orillas. Después proseguimos nuestro camino hasta las Termas de Cacheuta y nos pegamos unos baños en sus aguas termales. Es todo un lujo poder bañarte al aire libre en Invierno, rodeado de montañas. Un pequeño almuerzo y regresamos al atardecer a Mendoza. Por la noche tuve un encuentro con Roman, uno de los integrantes de la expedición que llegó por su cuenta hasta Mendoza. Fuimos a un centro comercial para cenar con la familia y ponernos al día. Después a casa y a la cama.

26 de Junio: Hoy ha sido otro día intenso de emociones. Por la mañana nos fuimos a visitar lo que llaman "Altos Limpios" un bonito campo de dunas, semi escondido al lado de una carretera rodeada de un paisaje semidesertico. Cuando llegamos nos adentramos en las dunas y estuvimos recorriéndolas y sacando algunas fotos, justo antes de que llegaran un grupo de escolares. Después de un par de horas disfrutando de las vistas y de un clima agradable fuimos a ver si encontrábamos otras dunas que se supone eran más grandes y bonitas, pero después de conducir mas de una hora entorno a la zona , no las encontramos y regresamos a la ciudad de Mendoza. Por la noche tuve el encuentro con el resto del grupo en un restaurante del centro. Saludos y conversaciones de eclipses fueron el acompañamiento de la cena.

27 de Junio: Por la mañana me dirigí hacia el hotel del resto del grupo, tuvimos un desayuno rápido, antes de partir en ambos coches hacia Mendoza con las luces del alba. Poco después del medio día llegamos a San Juan y tras una breve paseo por la ciudad encontramos un sitio para comer, donde no sirvieron una deliciosa comida hecha a la parrilla. El ambiente del eclipse ya era más que evidente y en cada rotonda se anunciaba al gran evento. También vimos varios carteles anunciando el eclipse en las calles céntricas de la ciudad. Después proseguimos nuestro camino hacia "villa San Agustín", durante el camino realizamos varias paradas para revisar varios de los puntos que teníamos seleccionados para observar el eclipse en el caso de tener que hacerlo en el interior. Al anochecer llegamos a nuestro destino. villa San Agustín, un pequeño poblado lejos de grandes ciudades y con unos cielos impresionantes. Tras realizar el Chek-in en las cabañas, fuimos a la calle principal de la ciudad, donde encontramos un pequeño local para cenar. Hablando con la dueña, nos comentaban que esperaban mucha gente por el tema del eclipse, pero que nosotros éramos de los primeros en llegar. Unos Sandwiches y hamburguesas para cenar y después a las cabañas, y precisamente no para acostarnos sino para coger el equipo fotográfico y realizar una salida de observación y sesión de astrofotografía. El cielo era impresionaste. Aunque ya había visto las estrellas más brillantes desde Mendonza, esta era la primera vez en Argentina que estaba bajo un cielo oscuro y estrellado. Esta noche teníamos un gran reto, ya que nunca habíamos alineado la montura en el hemisferio sur. Por suerte, no tardé mucho en alinear con el "Octante" y comencé a sacar unas cuantas fotos de cielo profundo, con un objetivo de 250mm. Suficiente para poder darle un par de minutos de exposición a las fotos. Salvo unos pequeños cirros cerca del horizonte el cielo estaba despejado y sin viento, por lo que disfrutamos al máximo de la sesión de fotos y una vista espectacular de la Vía Láctea y las nubes de Magallanes sobre las montañas lejanas. Después de unas horas de observación recogimos y sobre las 3 de la mañana llegamos de nuevo al hotel para descansar, ya que al día siguiente nos esperaba un día duro de visitas.

28 de Junio: Amanecimos pronto, poco antes de la puesta de Sol de la cual disfrutamos desde las cabañas. Tras un desayuno modesto nos dirigimos con el coche al parque natural de "Ichigualasto" A nuestra llegada realizamos una breve visita al museo que tienen en la entrada con algunas recreaciones de dinosaurios y algunos fósiles. A las 12h comenzamos nuestra visita en coche por el parque natural que duró unas 3 horas. Durante el recorrido realizamos 5 paradas en los lugares más significativos del parque, El Valle Pintado, la Cancha de Bolas la Esfinge el Submarino y las montañas rojas. En cada una de las paradas pudimos realizar algunas fotografías y paseos por la zona siempre con un guía. Una de las paradas más interesantes fue un museo donde tenían el fósil de un dinosaurio al descubierto en la tierra ,tal y como se había encontrado sin modificarlo en absoluto. también a pocos metros del museo había otro pequeño fósil en las rocas cercanas. En general una visita muy productiva y con unas vistas hermosas de toda la zona. Lo más destacado fue que fuimos por unos caminos de tierra y polvo que en ocasiones a penas nos dejaban ver la parte delantera del vehículo. Después de la visita nos dirigimos hacia nuestra siguiente localización Villa Unión donde llegamos al atardecer a una casa rural a las afueras del poblado. Este sería nuestro hogar los próximos dos días. Esa misma noche salimos a las afueras de la ciudad a tan solo unos cientos de metros de la casa para observar el cielo nocturno. Nos defraudó un poco puesto que a pesar de que se trata de un poblado pequeño y alejado de grandes ciudades tenía una contaminación lumínica moderada y desde nuestra localización no nos permitía disfrutar del cielo con toda nitidez.

29 de Junio: Por la mañana nos fuimos a recorrer la zona por nuestra cuenta y tras un muy breve camino en coche nos adentramos en el cañón del triásico. Una recorrido a pie (aunque en realidad se hace en 4x4) donde disfrutamos de unas hermosas vistas atravesando el cañón y después de unas vistas aun mejores rodeados de montañas y formaciones rocosas. Un paseo que duró algo mas de 3 horas y que nos dejó exhaustos. Regresamos al hotel y después nos desplazamos al centro de la ciudad en busca de un sitio para comer. Por desgracia estaba todo cerrado y únicamente pudimos comer unas rosquillas que vendían unas señoras en un parte y después un par de cosas en un kiosco que estaba abierto. Después de eso nos dirigimos al sur unos kilómetros en busca de un lugar para observar el cielo por la noche. Encontramos un par de sitios y regresamos al hotel donde cenamos comida casera y nada más anochecer cogimos los coches y nos dirigimos a unos 15 km de la ciudad, para alejarnos de la contaminación lumínica y disfrutar ahora si de un cielo realmente oscuro y de nuevo sin nada de viento. La observación la realizamos en una zona al lado de la carretera, pero lo suficientemente alejada para que las luces de los coches no nos molestaran. Esta vez si que disfrutamos de una buena sesión de fotos bajo un cielo estrellado y a penas algo de luz en el norte, pero la zona del sur estaba completamente oscura suficiente para realizar nuestras fotos de la vía láctea las nubes de Magallanes y otros objetos que se nos escapan desde el hemisferio norte. No demasiado tarde regresamos al hotel porque empezaba a hacer bastante frío. Hay que recordar que aquí estamos en el invierno y se nota el frío.

30 de Junio: Por la mañana el grupo se separó y nos de nosotros nos dirigimos hacia San Juan para pasar allí unos días hasta el eclipse. Al llegar a San Juan fuimos directos al hotel para dejas las cosas, y rápidamente me acerqué al auditorio para asistir a la conferencia de Josep Masalles. Una charla muy entretenida donde explicaba la importancia de un eclipse total de Sol con una mirada emocional y científica. Una vez finalizada la conferencia pude charlas unos minutos con Josep y nos deseamos suerte con el eclipse. Como sorpresa para mi unos minutos antes había recibido un correo de un chico que me seguía en el canal de Youtube y fue hasta allí para conocerme en persona. Fue un momento emotivo donde charlamos un poquillo sobre el eclipse y nos sacamos una foto juntos. Luego regresé al hotel ahora si, para darme una buena ducha y después salimos a dar una vuelta por el centro y ver el ambiente del eclipse, ya que había varias actividades programadas en la plaza con música y una observación astronómica organizada por el gobierno. El sitio era bonito se trata de un parque con jardines y agua donde la gente se reunía para pasear y tomar te. Como especial había un punto en el que se podía observar el Sol con un telescopio ,gracias a una asociación astronómica local y vendían gafas para ver el eclipse. Mientras paseamos me encontré un una sorpresa mayúscula, ya que para nada me lo esperaba. Nos encontramos con el autobús de TodoNoticias, que estaba haciendo la ruta del eclipse y entrevistando a la gente. Al principio solamente nos encontramos con los técnicos y estuvimos contándoles un poquito la nuestra historia para ver el eclipse. También nos encontramos aun chico muy agradable que trabajaba para la prensa y nos acompaño por la zona una rato para dar el paseo. Muy amablemente nos presentó a los responsables de la organización del gran evento preparado para observar el eclipse en Bella Vista y también de la observación de esta noche y las charlas de estos días. Otra gran sorpresa estaba por venir. Nuestro amigo de la prensa nos dijo que "José Bianco" ( el famoso meteorólogo del canal 13 y todo noticias) estaba allí y nos lo presentó. Tuve la ocasión de hablar con el un minuto y mostrarle mi aprecio por el trabajo que hace y la pasión con la que retransmite este tipo de eventos. tengo que decir que ya en varias ocasiones he visto su retransmisiones de eclipses en directo y me emocioné cuando lo vi en persona. Me dijo que iba a estar por allí grabando durante la tarde , así que hicimos tiempo dando una vuelta por el parque, hasta que realizara la conexión en directo. Mientras tanto, conocimos a unos chicos de una asociación de astronomía de Buenos Aires y estuvimos charlando sobre el eclipse, nuestras historias y como fotografiarlo. Era agradable encontrarse con tantos aficionados que veníamos a ver lo mismo. casi sin darnos cuenta, vimos que José Bianco comenzó a prepararse para la retransmisión y como otras decenas de curiosos nos pusimos alrededor para mirar.Ni podía imaginarme lo que vendría a continuación. Mientras estaba realizando la conexión , me llamó y me pidió que me acercara a las cámaras para entrevistarme. Fue toda una sorpresa, porque no me lo esperaba, y más habiendo tanta gente alrededor. Supongo que me llamó porque le pareció curioso que gente de España fuera a ver el eclipse y quizás fuera una forma de mostrar a la gente lo que hacemos para poder ver un eclipse total de Sol, de esa forma pueden hacerse una idea de lo realmente impresione que es. Unos minutos antes avisé a Sonia que viera por internet la retransmisión , porque estaba yo por allí cerca y lo mismo salía de "refilón", pero ni por asomo me imaginaba salir entrevistado en directo. Gracias a Sonia que pudo grabar la retransmisión con el teléfono, me queda el recuerdo de la entrevista y os lo puedo mostrar. De nuevo aprovechar y dar las gracias a José Bianco por su amabilidad y por llevar a toda Argentina y al resto del mundo esta experiencia vivida en primera persona. Después de la entrevista regresamos al hotel para cenar. Después de la cena salí de nuevo , esta vez solo, para asistir a la observación astronómica, pero al estar nublado solamente hubo un concierto. Por suerte, aproveché a hablar con la directora de turismo de San Juan y los encargados de la organización de los eventos relacionados con el eclipse. Después, me encontré con Matías, un chico que va a venir a grabarnos el día del eclipse y que es conocido de Alejandra. Estuvimos arreglando pequeños detalles para el día del eclipse acerca del tipo de tomas, cuando quedar y esas cosas. Por último volví a quedar con el chico de la prensa y me estuvo haciendo una entrevista acerca del eclipse, de mi historia cazando eclipses y sobre mi opinión acerca de la región de San Juan. También fue muy amable y pasé un buen rato conversando con el, dando un paseo y posteriormente en la terraza de un café.

1 de Julio: Después de un buen desayuno americano cogimos el coche para ir hasta Bella Vista y revisar todas las posibles zonas de observación del eclipse. Salimos pronto y tardamos unas 4 horas en llegar, ya que realizamos varias paradas por el camino, explorando posibles puntos de observación y descartando otros. Algunos los tuvimos que descartar por el fuerte viento que hacía en la zona, otros porque aparentemente se podía parar sin problema, pero luego resultó que eran zonas privadas. También durante el recorrido paramos en un lago de sal para hacer unas fotos y para verlo como posible punto de observación del eclipse. Hicimos otro par de paradas más en el camino a Bella Vista a lo largo de la carretera y precisamente dos de esos puntos fueron los que mas nos gustaron, ya que prácticamente no hacía viento, podíamos dejar el coche bien estacionado y teníamos unas impresionantes vistas de la cordillera de los Andes. De todas formas, nos acercamos hasta Iglesia y Bella Vista para ver la zona de observación del eclipse. No nos gustó demasiado, porque había muchísimo polvo y a demás había árboles que nos quitaban la visión directa de los Andes. Un lado negativo en nuestro camino fue que encontramos un camión destrozado fuera de la carretera justo antes de llegar a Bella Vista y resultó que el conductor había fallecido en el accidente, que ocurrió a penas unos minutos antes de que llegáramos nosotros. En Bella Vista buscamos un sitio para comer algo, y un lugareños nos indicó una casa que preparaban comida para llevar. fuimos hasta allí y nos dieron un estupendo pollo asado con ensalada el cual comimos en una rotonda a las afueras de la ciudad, al lado de una gasolinera. Una vez que tuvimos el estómago lleno, regresamos a uno de los puntos de observación a esperar a que llegara la hora del eclipse, justo un día antes, para así comprobar por donde se ocultaba el Sol y ver cuales eran las condiciones meteorológicas. Durante la espera vimos que se levantaba mucho polvo en la zona de Bella Vista, que podría suponer un problema durante el eclipse, ya que el polvo superaba la altura del Sol. También había algunas nubes sobre las montañas en la parte norte, algo alejadas de donde se vería el eclipse, pero que teníamos que tener en cuenta si aparecían. Por suerte se mantuvieron estáticas durante casi toda la tarde y poco a poco fueron retrocediendo. A la supuesta hora de la totalidad sacamos unas fotos y emprendimos el regreso hacia San Juan, parando también en un par de sitios para ver la visibilidad del eclipse en caso de tener que retroceder por el polvo o las nubes. Llegamos de noche a San Juan y cenamos en el hotel. Esa noche nos acostamos tarde, porque estuvimos repasando las configuraciones de las cámaras, ordenadores y cargando baterías. Finalmente nos echamos y dormimos unas 4 o 5 horas.

Eclipse

Coordenadas de observacíon: 30° 26' 30.00" S 2m29.9s (Eclipse Total)
Altitud: 2071m
69° 09' 59.10" W 2m28.7s (Limbo lunar corregido)

Dentro de la umbra: 92.35%

magnitud al máximo:  1.01676

 
Ancho del camino: 142.6km relación de tamaño Sol/Luna : 1.03630 AT= 69.4s
Evento
Fecha
Hora (TU)
Altura
CL
Inico del eclipse parcial (C1):
02-07-2019
19:25:44.0
+23.5º
Inicio del eclipse total (C2):
02-07-2019
20:39:40.5
+11.7º
-2.1s
Máximo del eclipse:
02-07-2019
20:40:55.6
+11.4º
Fin del eclipse total (C3):
02-07-2019
20:42:10.3
+11.2º
-3.3s
Puesta de Sol
02-07-2019
21:33
+02.3º
Fin del eclipse parcial (C4):
02-07-2019
21:46:57.0
-00.8º

2 de Julio: Hoy es el gran día. Nos levantamos temprano para comprobar que teníamos todo listo y repasar por última vez el plan.

A las 6:30 estábamos ya tomando el desayuno americano, que aunque en un principio no íbamos a disfrutarlo por ser muy temprano, finalmente fueron muchos los huéspedes que lo solicitaron que lo pusieron para todos, pero mucho antes de lo habitual. Un bien desayuno para coger fuerzas para el día que nos espera. Chirag y yo salimos del hotel temprano y aún siendo de noche. Habíamos quedado con Matías (nuestro fotógrafo) pero se retraso y finalmente nos encontramos saliendo de San Juan. Estando los tres en el coche nos dirigimos hacia nuestro punto de observación. Las previsiones eran buenas, estaba despejado y no daban ninguna nube para la hora del eclipse. Cogimos la carretera y comenzamos nuestro viaje de 2 horas.

Durante el trayecto ya se veían algunos coches y camino es que habían decidido madrugar al igual que nosotros. Mientras nos alcanzaba el crepúsculo proseguía os nuestro camino, después de atravesar unas montañas y llegar a un valle, nos preocupamos porque hacía muchísimo viento, tanto que incluso estuvo a punto de volcar un camión y este viento se dejaba notar en el volante que había que sujetarlo mucho más fuerte de lo habitual. A demás, la poca visibilidad a veces incluso nula nos hizo bajar la velocidad del coche, casi hasta detenerlo por la inmensa polvareda causada por el viento. Durante el resto del camino el viento fue a menos, aunque en todo momento soplaba fuerte. Antes de llegar a nuestro destino y con el Sol asomando tras las montañas iluminando los Andes realizamos una breve parada pasa sacar unas fotos. Ahí es cuando comprobamos que el viento era muy molesto y frío. Tras la parada continuamos hacia nuestro punto de observación. Allí hacia mucho menos viento, por lo que definitivamente nos quedaríamos allí. Como íbamos muy bien de tiempo, nos acercamos hacia la zona de Iglesia para comprobar algunas de las ubicaciones que nos dio Román para posibles puntos de observación, tras examinarlos decidimos regresar al nuestro, ya que era el que más nos había gustado por estar protegidos del viento y con una maravillosa vista de los Andes y a demás con la carretera principal muy cerca en el caso de tener que huir de las posibles nubes de última hora. Enviamos las coordenadas al resto del equipo que se encontraba en camino, ya que ellos se alojaron en Barreal y tenías más kilómetros y tiempo de viaje. Por ahora sólo podíamos esperar, ya que aún quedaba mucho tiempo y gracias a que no hubo el tráfico que pensábamos.

Amanecer en la carretera a Bella Vista
Chirag entre una colina y los Andes
De camino hacia el lugar elegido
Los camiones y coches comienzan a llegar con más frecuencia

Durante unas horas aprovechamos a descansar. Pasear por la zona, sacar unas fotos y comer y beber algo. Pasado el tiempo, por fin llegaron nuestros compañeros. Después de unos saludos nos dijeron que querías ver algunas localizaciones cerca de Iglesia. Se fueron con el coche y nosotros nos quedamos allí. El plan era que di encontraban un sitio mejor nos lo dirían y si no, regresaría con nosotros. Finalmente así fue y a las 2 horas regresaron. Por entonces yo ya había comenzado a descargar el material del coche y había empezado a montar. Había elegido un sitio a unas decenas de metros del coche sobre una pequeña colina, con vistas a los Andes y apartado de la carretera. A esta hora había algunas nubes en el horizonte sur, aunque el resto del equipo no le dio importancia, yo si que estaba preocupado y mirando cada dos por tres a las nubes. Por suerte no parecían avanzar mucho y lo hacían hacia el este, por lo que no tenía pinta de que fueran a alcanzarnos. Finalmente así fue, ya que desaparecieron poco después de comenzar la parcialidad. El viento también fue a menos y ya no molestaba tanto. Sin embargo lo que fue a más fue el tráfico que se incrementó mucho en los minutos previos al inicio del eclipse.La extensa carretera que iba hasta Bella Vista, estaba abarrotada de vehículos. Mientras los rezagados llegaban, nosotros teníamos todo listo para el inicio del eclipse.

Montando el equipo y alineando las cámaras antes del eclipse.
Llelga un momento en el que cientos de vehículos pasan por la carretera, unnos minutos antes de comenzar el eclipse.
Los miembros de la expedición
Cada uno en su sitio observando el eclipse

La primera parte del eclipse fue tranquila, pero se nos hizo muy larga. Ya no me acordaba lo largo que se hace la espera de la totalidad. Durante ese tiempo estuve pendiente de centrar de vez en cuando las cámaras y la montura. También aproveché para hacer algunas visitas a mis vecinos, ya que nos habíamos puesto algo separados unos de otros para no molestarnos. Cuando estábamos por encima del 50% de oscurecimiento aprovechamos a ver el efecto pinhole en el suelo y nuestras camisetas. Poco a poco íbamos notando un color metálico en el cielo que anunciaba la proximidad de la totalidad. A falta de 15 minutos era el momento de preparar el resto de las cámaras. Centrar la 350d, encender la insta 360º, y comenzar la grabación de todas las demás cámaras, para que no se olvide ninguna, solo faltaba quitar los filtros y las tapas de los objetivos de las que no tenían filtros.

Todo listo!!!!!! Empieza la cuenta atrás para el inicio del eclipse.
Chirag Upreti y yo, listos para que comience el eclipse.
Observando el eclipse durante la fase parcial y los camiones que siguen pasando.
Vista panorámica disfrutando de la parcialidad.

El horizonte suroeste se mostraba cana vez más oscuro y en los últimos minutos, casi sin darnos cuenta comenzaba el espectáculo. T-2 minutos, retirada de filtros y ajuste de los trípodes para que todos estuvieran apuntando al sol. T-1 minuto y contando. El pulso se acelera y el cielo comienza a oscurecerse abruptamente. Los tonos amarillos se distinguen con facilidad cerca del horizonte este, sobre las montañas. El viento se calma de repente como si el propio cielo nos robara el aliento pocos segundos antes de  la totalidad. Era el momento de gritar y así fue. Cuando los últimos rayos de Sol se colaban por los valles lunares y la sombra se cernía sobre la Tierra comenzamos a dejarnos llevar por nuestro instinto animal y comenzamos a gritar y saltar en un intento de mostrar nuestro conjunto de emociones y sentimientos difícilmente cuantificables. Bandas de sombra! Grita Román. Aunque no las vi en ese momento, si que fueron fácilmente visibles en el suelo. Venus, se ve Venus! Grité con entusiasmo a penas 2 segundos antes de la totalidad, y entonces... Llegó la oscuridad y se hizo dueña durante dos minutos y medio, durante los cuales estuvimos disfrutando del Sol y su corona reinando sobre la cordillera de los Andes que se encontraba en penumbra. La corona, pese a que no era muy grande, lucía magníficamente en el cielo. Su brillo dejaba ver solamente algunas estrellas brillantes. A simple vista sólo pude ver un par de estrellas de la constelación de Orión, pero en las fotografías hemos podido ver algunas más de la constelación de Géminis. Estos dos minutos y medios de totalidad se pasaron rápidamente, casi sin darnos tiempo a disfrutar del maravilloso espectáculo. Tuve el tiempo justo de haces unas fotos, centrar una vez las cámaras e incluso hacerme una foto junto con el eclipse con una cámara que tenía a unos 15 metros de distancia. Parece mucho tiempo, pero no lo fue. Lo que pasa es que lo aproveche al máximo. Detrás de nosotros también pudimos ver Júpiter a simple vista sobre las montañas que teníamos a nuestras espaldas. Los colores del horizonte iban cambiando y moviéndose. Por el Sur el aumento de luz en el cielo anunciaba el final de la totalidad. Y así fue. Pocos segundos después, los primeros rayos de luz solar volvían a llegar a nuestras retinas e iluminaron el paisaje a nuestro alrededor. Lo que más nos sorprendió fue la subida de la luz, rápida y con fuerza. Ahora es posible entender el llamado anillo de diamante. Aunque tengo que decir que su belleza se queda muy corta con esa definición. No lo podíamos creer pero la totalidad había terminado! Seguíamos gritando y observando el paisaje a nuestro alrededor durante algunos segundos, antes de volver a poner los filtros en las cámaras. De nuevo, mirando alrededor, aparecieron las bandas de sombra y el planeta Júpiter seguía brillando sobre las montañas. También miramos al Sol parcialmente eclipsado y si tapábamos la fotosfera con el dedo, podíamos ver aún la parte más interna de la corona. Rápidamente se iluminaba el paisaje y la sombra de la Luna se alejaba de nosotros por el noroeste. Normalmente nos gusta disfrutar del resto de la parcialidad pero como siempre nos pasa, estamos tan alterados que nos ponemos a hablar unos con otros para compartir  nuestra experiencia y emociones.

Tony y Roman viendo la parcialidad.
Minutos antes de la totalidad ya se empiezan a notar los colores "raros" y baja la luminosidad ambiente.
Según se acerca la totalidad los colores del horizonte se hace más avidentes. Al fondo está Chirag Upreti con su equipo fotográfico listo!
Segundos antes del segundo contacto!!!
Anillo de diamante en el 2º contacto.
Justo al comenzar la totalidad se podían ver un par de estrellas y el planeta Venus justo sobre las montañas.
Admirando el eclipse al comenzar la totalidad
Instantánea de la totalidad a partir de un fotograma extraído de la Gopro.
Observando la todalidad!!!
Observando la todalidad!!!
Oscar Martín durante la totalidad, con el Sol eclipsado sobre la cordillera de los Andes.
Composición de las fases del eclipse cada 10 minutos aproximadamente
Corona media
Anillo de diamante durante el 3º contacto
Corona interna y media fotografiada con el Rubinar 500
Earthshine. La Luna iluminada por la luz reflejada de la Tierra. En realidad la única vez que se puede sacar una foto de la Lua nueva es en estas ocasiones
Foto del eclipse total, donde se pueden ver varias estrellas de la constelación de Geminis.
Mi silueta y la de los andes durante la totalidad
Imagen en 3D del eclipse. usando unas gafas anaglifo se puede ver como la Luna está más cerca que la corona solar.
Anillo de diamante durante el 2º contacto.
Cromosfera pocos segundos antes de finalizar la totalidad
Cromosfera y anillo de diamante en el 3º contacto
Vista de 360º en el segundo contacto (inicio de la totalidad)
Vista de 360º en el m áximo del eclipse (mitad de la totalidad)
Vista de 360º en el tercer contacto (final de la totalidad)
Imagen 360º durante la totalidad

Normalmente nos gusta disfrutar del resto de la parcialidad pero como siempre nos pasa, estamos tan alterados que nos ponemos a hablar unos con otros para compartir  nuestra experiencia y emociones.

Pocos segundos después de terminar la totalidad mientras volvía a colocar los filtros en las cámaras. y Matías grabando vídeo.
Cuando terminó la totalidad mi cara lo dice todo, jajaja
Durante la última parte del eclipse llegó la ronda de felicitaciones y comentarios entre los asistentes a este grandioso espectáculo. Nuestras caras de felicidad lo dicen todo.

Durante el resto de la fase parcial seguí pendiente de centrar la cámara de vídeo y la montura al mismo tiempo que echaba algún vistazo al eclipse con las gafas. Antes de terminar el eclipse, mucha gente se marchaba de Bella Vista, algo que pudimos comprobar al mirar hacia la carretera. Cientos de coches y autocares tomaban el camino de regreso mientras nosotros seguíamos con el eclipse. Poco a poco el Sol se iba acercando a las montañas hasta que finalmente las alcanzó y tuvimos una hermosa puesta de Sol sobre los Andes, aun con el Sol eclipsado parcialmente. Fue el broche final para este estupendo día .

Una preciosa imagen de gran campo de la pueta de Sol trás los Andes con el Sol aun eclipsado.
Sol eclipsado durante la puesta de Sol, tras las montañas de los Andes
Puesta de Sol eclipsado sobre los Ándes

Justo cuando se ocultó el Sol comenzó a soplar de nuevo un viento fuerte y molesto. Menos mal que lo hemos tenido al terminar el eclipse, porque de lo contrario nos habría echado a perder muchas de las imágenes. Con el viento como testigo, comenzamos a recoger todo el equipo y en algo menos de una hora estábamos listos para tomar el camino de regreso a San Juan. La primera parte del recorrido fue mas o menos rápida y sin mucho tráfico, pero unos 50 km antes de llegar a San Juan nos encontramos con el atasco del eclipse. Estuvimos parados en la carretera cerca de una hora, avanzando unos pocos metros cada 2 o 3 minutos. Finalmente cerca de San Juan, el tráfico mejoró y pudimos hacer el último trayecto a una velocidad normal.

Cansados por el largo día que tuvimos, fuimos al hotel y tras subir un par de fotos a las redes sociales nos fuimos a dormir.

Relatos de los integrantes de la expedición

Tony Hoffman

El día del eclipse amaneció claro y brillante. Tuvimos un largo viaje en coche, así que comenzamos temprano. El tráfico era muy ligero en la primera carretera que tomamos, a través de la ciudad de Calingasta, pero cuando llegamos a la carretera principal desde San Juan había más autos y pequeñas caravanas de autobuses turísticos, en dirección norte hacia el camino del eclipse. Nos reunimos con los otros miembros de nuestro equipo en un sitio que habían explorado; ofrecía algo de refugio del viento, además de una vista de una cresta y los Andes más allá. Después de un viaje a la ciudad para almorzar, regresamos al sitio, preparamos nuestro equipo y luego esperamos. Con el tiempo, aparecieron más personas: una pareja que habíamos conocido en una sesión de observación pública la noche anterior, varios carros de argentinos y un camarógrafo realizando entrevistas en español.

Cuando comenzaron las fases parciales del eclipse, la Luna tomó un pequeño mordisco de la extremidad del Sol y la cubrió progresivamente, convirtiéndola en una media luna cada vez más delgada. Aproximadamente 15 minutos antes de la totalidad, la calidad e intensidad de la luz habían cambiado notablemente. El paisaje parecía pálido, pero las sombras, ya largas debido a la baja elevación del Sol, parecían nítidas y distintas.

Con menos de un minuto hasta la totalidad, algunos de nuestro equipo observaron las llamadas bandas de sombra, ondas cambiantes de luz y sombra, en el suelo. Luego vino el anillo de diamantes, cuando un último rayo de luz solar brillante brilló a través de un valle lunar, y luego el eclipse fue total, con el disco negro de la Luna rodeado por la corona blanca luminosa en un cielo del color del crepúsculo profundo, colgando sobre Los Andes.

Mi objetivo fotográfico principal era tomar fotos de campo amplio del Sol eclipsado, con las montañas y una cresta cercana en primer plano. Pude hacer esto con mi Sony DSC-RX100 II $ 598.00 en Amazon , y también tomé algunas panorámicas con mi iPhone 7 Plus . También tomé algunas imágenes de telefoto con mi Sony A7r y obtuve algunas buenas fotos de la corona, el anillo de diamantes y las prominencias. (Traje trípodes compactos pero resistentes para las dos cámaras Sony).

Desearía haber pasado más tiempo simplemente observando visualmente el espectáculo, incluso con los binoculares alrededor de mi cuello que permanecieron intactos durante la totalidad, pero estoy agradecido de haber presenciado un eclipse tan espectacular en un clima perfecto.

Afortunadamente, el clima estuvo despejado o parcialmente nublado para la mayoría de las partes de Chile y Argentina que se encontraban en el camino de la totalidad, con pocos informes de personas nubladas. Las expediciones a bordo del Pacífico Sur cerca del atolón de Oeno en la cadena Pitcairn generalmente estaban nubladas si no llovía.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

(R)

H

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Post-Eclipse

03 de Julio: Uspallata

04 de Julio: Uspallata, mirador Aconcagua y puente del Inca

05 de Julio: Despedida y Regreso a Mendoza.

06 de Julio: Perdida del vuelo

07 de Julio: Vuelo a Buenos Aires y hacia Madrid.

Nuestro viaje en fotos

 

El vídeo

Vídeo de 360º momentos antes de la totalidad hasta después de la misma.

 

 

Créditos

Las fotografías son cortesía de sus autores según enunciado de la misma. Queda prohibida su reproducción sin autorización expresa por escrito del autor. En las fotografías donde no indica el autor, corresponden a Óscar Martín Mesonero

 

great american eclipse , total solar eclipse , expedición , nasa , SHELIOS , SAROS , OSAE , España , USA , maravilloso , espectáculo , gran , huesca , Madrid , Canarias , IAC , INTA , NASA , AAM , asociación , astronómica , astronomía , Madrid , Barcelona , misión , misión eclipse , eclipsi , federación de asociaciones astronómicas de España , youtube , facebook live , live , livestream , vr , 360º , américa , perfect , directo , retransmisión , Salamanca, TVE, antena 3, tu tiempo, roberto brasero, noticias , telecinco, atresmedia, a tres media, mediaset , #eclipse , #totaleclipse , #greatamericaneclipse , #nasa